Una cámara de refrigeración es un equipo de gran capacidad en el que se pueden almacenar productos perecederos, prolongando su vida útil, para garantizar que su consumo sea seguro. Por esta razón es que es altamente demandada en la industria de la alimentación, pero también por la farmacéutica.

El funcionamiento de una cámara frigorífica implica la extracción del calor de los productos a través de un ciclo que permite llegar a la temperatura establecida. Las partes que la componen son:

Compresor: es el encargado de generar la diferencia de presiones en las que trabaja el ciclo.

Evaporador: extrae el calor de la estancia que se va a refrigerar.

Condensador: es la rejilla metálica ubicada en la parte posterior, se encarga de ceder el calor al ambiente exterior.

Válvula de expansión: acondiciona el refrigerante que sale del condensador, bajando su presión y temperatura.  
¿Quieres adquirir una cámara frigorífica para tu negocio? Llama a Entalpia HVAC Mantenimiento, somos expertos en equipos de refrigeración con tecnología que ahorra energía.